¿Cómo saber si mi idea de negocio es rentable o no?

Publicado por La mochila en

¡Compártelo en tus redes!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Whatsapp
Whatsapp

Si ha rondado por tu mente tener tu propio negocio y que sea rentable, has llegado al post indicado, aquí te enseñaré ¿cómo saber si tu idea de negocio es rentable o no?

A través de una serie de pasos simples y fáciles de seguir. Empecemos:

El emprender, es salir al mundo a ofrecer algo a cambio de dinero, puede ser un objeto material o un servicio, o una mezcla de los 2.

Cómo lo que necesitamos es dinero, tienes que conocer qué se está vendiendo, cuántas personas están dispuestas a comprarlo, cómo lo adquirirían, y cuánto están dispuestos a pagar por ello.

PIENSA COMO CONSUMIDOR

La forma más práctica de identificar esa «idea millonaria», es pensar como consumidor. Es decir, concéntrate en qué necesidades o «dolores» tienes, y cómo los puedes solucionar.

Date una vuelta por tu sector, y observa, analiza, pregunta, que necesidades existen, en todos los niveles, y enlístalos. Fíjate en todo, en las personas, en los locales, en las casas, en los niños, en las mascotas, en todo.

No juzgues tus ideas solo anótalas, deja el análisis para después.

Ahora busca soluciones para esas necesidades, problemas o «dolores» que encontraste.

Enlista la mejor solución para ese problema. Y crea un producto o servicio que englobe esa solución que encontraste. Tu lista debería verse algo así.

Cuadro para saber si el negocio es rentable
Has una lista, con los problemas, soluciones y posibles productos

Ahora de esta lista, identifica el «producto», que mejor se adapte a tus propias habilidades. Es decir, identifica que con qué servicio o producto, te sentirías cómoda ofreciéndolo.

O piensa, que emprendimiento, de esa lista, harías, aunque sus ganancias no fueran lo que tú esperabas. Estas son unas buenas preguntas filtro, para determinar tu emprendimiento inicial.

ATERRIZA TU IDEA DE NEGOCIO RENTABLE

Ahora que ya elegiste tu servicio o producto a ofrecer, tienes que hacer tus números. Saber cuánto te costará lanzar, el producto, ponerlo en marcha y cuál es tu inversión o capital inicial.

Y debes considerar todo: gastos de producción si es un producto, o de ponerlo en marcha si es un servicio, gastos de distribución, de publicidad, registra todo.

Así mismo, de los gastos fijos e inversiones que tendrás que hacer, alquiler de local, pago de impuestos, trámites municipales, todo lo que implique inversión en tu negocio, debes considerarlo.

ideas de negocio distanciamiento
Vamos sigue la guía para saber si tu idea de negocio es rentable o no

HAS UN ESTUDIO DE MERCADO

Ahora que sabes que ofrecerás y cuánto te costará hacerlo. Debes hacer un estudio de mercado más detallado, para descubrir cuánto está dispuesto a pagar tu público objetivo por ese «producto», y la cantidad de ese producto que podrás empezar a vender.

Para ello, una estrategia es buscar productos similares que se ofrezcan, toma en cuenta que tu competencia no es sólo a nivel de producto, sino a nivel de qué otro producto puede solucionar ese «dolor» o problema.

De esta competencia, actúa como cliente interesado, para averiguar precios, condiciones, servicios adicionales. Si tienen un local, visítalo para saber cuántas personas lo visitan, cómo lo conocieron, e incluso su volumen de compra.

Si tienen una página web o redes sociales, busca sus indicadores, pon en marcha tus habilidades de espía, eso te permite obtener información valiosa para conocer mejor el mercado en el que quieres entrar.

De este estudio, debes obtener cómo resultado 2 cosas muy importantes, el precio que el público está dispuesto a pagar, y cuántas unidades del producto puedes vender, primero en el lanzamiento y luego en la recompra.

ANÁLISIS DE FACTIBILIDAD

Ahora que conoces el precio y cuántas unidades el mercado adquiriría de tu producto, ya puedes proyectar tus ingresos. Si esta información la comparas con los gastos que conoces y detallaste, ya puedes determinar tu ganancia y tu retorno del capital.

Con estos datos puedes armar algo con un nombre muy técnico pero verdaderamente útil para buscar financiamiento: «El flujo de caja proyectado».

Es decir te planteas a un año, cuánto dinero gastarás,  y cuánto dinero ingresará, y así proyectarás, en qué tiempo recuperarás tu inversión inicial. Que será tu ROI.

Una regla básica de todo proyecto, es la del 20%. Es decir, si tu inversión inicial te augura menos del 20% de retorno, no es un proyecto rentable.

Es más seguro tener ese dinero en el banco generando interés que arriesgarlo en este negocio. Piensa en esta relación antes de dar el paso final.

LÁNZATE A LA AVENTURA

Si con tu estudio de factibilidad descubres que tu idea tiene posibilidades de ser un negocio rentable, vamos emprende, pasa a la acción, y hazlo ya. Puedes perfeccionar tu accionar ya cuando estés en marcha, si intentas hacerlo antes no darás un paso.

Piensa siempre en términos de listos, dispara y apunta. Sí, no me he equivocado. En ese preciso orden. Ya estás lista, tienes tu estudio, conoces tu producto, tu mercado y los números.

Lánzate, y mide tus resultados, no te paralices, actúa, mide y calibra tu accionar en la marcha. Hay tanto por descubrir en el camino, que ningún libro, guía, curso o gurú, va a poder enseñarte más que la propia experiencia.

Tu seguridad está en medir, evaluar, y pensar estratégicamente, en apuntar una vez sepas en qué estás fallando. Si tratas de hacerlo en el papel, simplemente el miedo te paralizará y nunca descubrirás que está más allá.

Anímate, y suscríbete a este blog, para que siempre que tengas dudas puedas volver a leer este artículo y muchos otros que escribiré sobre este tema.

El emprendimiento es un tema que me apasiona, y que tiene resultados sorprendentes. Si eres de los que dan el todo por el todo y se automotivan, el cielo es el límite. Te envío un abrazo con mascarilla.

¡Compártelo en tus redes!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Whatsapp
Whatsapp
Categorías: Finanzas

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *