EL HÁBITO DE POSPONER CÓMO ELIMINARLO

Publicado por La mochila en

¡Compártelo en tus redes!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter

Posponer, el síndrome del estudiante o en su término en ingles «procrastinar», es el mal que nos afecta a todos de cuando en cuando.

Si es más seguido trae consecuencias negativas en nuestros logros, el alcance de nuestras metas e incluso en nuestra autoestima.

A la final posponer, puede ser tu hábito más nocivo. Por ello es necesario identificarlo, saber que lo provoca, y corregir su efecto.

¿POR QUÉ TENEMOS EL HÁBITO DE POSPONER?

El principal culpable de este mal hábito, es tu cerebro. Pues está programado para buscar la recompensa inmediata, en lugar de hacer algo hoy para ver resultados en un futuro.

Ya hemos hablado varias veces de que el cerebro solo conoce el tiempo presente. Y al no ver resultados inmediatos simplemente lo descarta como prioritario.

Te lo explico con un ejemplo, digamos que te has propuesto comer saludable, te imaginas a ti misma, con la piel más lozana, llena de energía y con algunos kilos menos.

Tu cerebro se ha llenado de dopamina, está feliz, y ve los beneficios a largo plazo. Sin embargo no te ayuda a tomar acción, ni es constante en alcanzar esa meta, porque no ve resultados inmediatos. Y más te sabotea buscando cosas como comida chatarra y demás que te den una sensación de bienestar inmediato.

Lo mismo pasa con todas tus buenas intenciones: hacer ejercicio, ahorrar para la vejez, despertarte más temprano, cuidar tu salud. Para todo lo que sabes que tendrá efectos beneficiosos en el largo plazo, pero exige sacrificio y cambio en el corto plazo, tu cerebro será tu peor enemigo.

ENTIENDE COMO FUNCIONA EL POSPONER

RECUERDA TU CONTROLAS TU MENTE, Y LA HACES TRABAJAR PARA TI

Esto es vital, pues si sabes cómo funciona tu cerebro, podrás plantear un plan para hacerlo trabajar para ti. Recuerda eres poderosa, y vas a tomar el control de tu vida a partir de hoy.

Lo que tenemos que lograr, es que el cerebro encuentre beneficios en el corto plazo, o consecuencias en el corto plazo, para que nos ayude o se vea obligado a apoyar nuestro proyecto con resultados beneficiosos a largo plazo.

Esto lo has hecho inconscientemente durante años. Recuerda cada vez que tenías que entregar un trabajo en la escuela, te dejaban una tarea un mes o una semana antes, y si bien sabías que lo tenías que hacer, que era mucho trabajo, lo ibas dejando para después.

Hasta que la noche anterior a la fecha de entrega, te daba un ataque de inspiración y trabajabas incansablemente para cumplir con la entrega. Ya no estábamos hablando de algo en el futuro, sino de algo ya palpable en el presente.

Y lo que es más, mientras pospones una actividad, empiezas a sentirte culpable, ansioso, buscas distraerte, vuelves a pensar en ello y te llenas de ansiedad. Gastas un montón de energía en sentirte mal por no empezar un trabajo.

Cuando en medio de ese ataque de inspiración y trabajo duro,  te das cuenta que si hubieras gastado más energía en obligarte a empezar que en dedicarte a posponerlo, hubieras hecho ese mismo trabajo, con la mitad del esfuerzo.

Posponer: ver el celular
Todo es más fácil que empezar tu tarea pendiente

En conclusión, lo difícil no es la tarea, es decidirte a empezar. Y aún más es lograr ese mismo ataque de inspiración y trabajo duro, aunque no estés frente a una hora límite de entrega.

CÓMO ELIMINAR EL HÁBITO DE POSPONER

Une lo que tienes que hacer con lo que te gusta hacer.

Esto consiste con programar las cosas que más te gustan, mientras haces lo sueles posponer. Un ejemplo:

  • Si acabas el primer capítulo de tu proyecto saldrás a comprar tu dulce favorito.
  • Mira tu show de tv favorito mientras planchas la ropa.
  • Escucha tu podcast favorito, mientras lavas los platos.

De esa forma tu cerebro percibe la recompensa de hacer lo que más te gusta, mientras cumples esas tareas que son importantes para el logro de tus metas.

Imponte un castigo por incumplir.

Contrario al paso anterior, este consiste en un refuerzo negativo si no cumples los tiempos propuestos.

  • Pagar una multa cada vez que incumplas tu sesión de ejercicio
  • Privarte de algo que te guste hasta que termines tu proyecto
  • No escuchar música el día que no comas algo saludable.

Inicia en menos de 2 minutos

Como vimos al principio, lo que más nos cuesta es empezar una tarea, no tanto hacerla. Por ello, te propongo que desde el día uno que sabes que tienes que empezar algún nuevo hábito, proyecto o tarea, hagas algo en menos de 2 minutos:

  • Crear el archivo con el título.
  • Preparar tu ropa para hacer ejercicio.
  • Hacer la lista para comprar algo saludable.
  • Establecer la fecha y hora de esa reunión que no quieres tener.

Dar el primer paso, te hará ver que no es tan difícil y te animará a completar esa tarea.

¿CÓMO SER CONSISTE EN EVITAR POSPONER?

Sí, siempre nos pasa a todos, empezamos llenos de energía, tomamos un montón de buenos propósitos y empezamos a cumplirlos todos, pasan los días y vamos abandonando 2 o 3, hasta que 3 meses después hemos olvidado por completo las buenas intenciones y hemos dejado todo para después.

Muchas veces con culpas y remordimientos internos, pero sin tomar ninguna acción, ¿cómo evitar que esto pase?. Te traigo 2 estrategias útiles:

Prioriza y Ejecuta

Aunque nos sintamos con toda la motivación para cumplir el objetivo, no siempre nos mantenemos así en el tiempo, entonces de las 10 cosas que deberíamos empezar hacemos 2 o 3 y luego nos desanimamos y no hacemos nada.

Una opción es priorizar, decide cada noche, 5 actividades que tienes que cumplir para el día de mañana. Piensa en este exacto momento, que necesito que se haga mañana, y anótalas.

Ahora vas a poner un número de prioridad al lado de cada actividad, siendo 1 la más importante y 5 la menos. Listo. El día de mañana, revisas tu lista y te aseguras de dejar resulta la actividad 1 antes de pasar a la 2. Y así vas tachando las tareas o actividades que has cumplido en el día.

Si te queda la 4 o 5 sin cumplir. Ponlas en la lista del siguiente día. Con la prioridad que consideres que les corresponda. Es importante hacer este análisis cada día, pues la vida es impredecible, pueden pasar miles de cosas, sin embargo el tener una lista de actividades prioritarias que debes cumplir ese día le da orden y propósito a tu vida.

Medir y Evaluar

Bien has estado cumpliendo actividades todos los días, unos días cumples con las 5 otros días no, sin embargo es necesario saber que efectos están teniendo en tu meta final.

Digamos que quieres bajar de peso. Y para ello has decidido hacer 15 minutos de ejercicio, y disminuir tu ingesta de comida procesada, unos días lo has logrado otros días no. Sin embargo es importante, que evalúes el efecto que esas actividades han tenido en el cumplimiento del objetivo final. 

Para ello establece que vas a tomar el peso semanalmente, y anota la fecha en la que vas a realizar la medición y de cuánto fue, en tu calendario: el que tengas en tu habitación, en tu trabajo o en tu teléfono celular. Así tendrás un registro de que tan cerca o lejos estás de tu objetivo. 

Bien has aprendido cómo vencer el hábito de posponer, o procrastinar, o el síndrome del estudiante. Vamos cuéntame que otras técnicas te han ayudado a ser más productiva y alcanzar tus metas. Suscríbete para más tips y consejos. Te envío un abrazo con mascarilla.

¡Compártelo en tus redes!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Categorías: Estilo de vida

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *