MINDFULNESS O ATENCIÓN PLENA

Publicado por La mochila en

¡Compártelo en tus redes!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter

¿Qué es el mindfulness?

Mindfulness o atención plena es estar totalmente consciente, atento y enfocado en el aquí y ahora. Se ha demostrado que tienes poderosos beneficios para la salud y el bienestar. Es una herramienta poderosa para elevar la satisfacción con la vida y lograr felicidad.

El mindfulness nos enseña a tomar conciencia del momento presente, de nuestro cuerpo, nuestras emociones, sin juzgar, sin control, sin evitar. Solo sentir y aceptar. Para ello la atención debe ser totalmente enfocada en la experiencia del momento, incluyendo interés curiosidad y aceptación del fluir del momento.

Es así que se puede convertir en una forma de vivir, para impulsar las fortalezas personales enfocadas en mi comportamiento y en mí. Evita generar ansiedad al enfocarse en algo que no se puede controlar. Con esto descubrimos cuando actuamos de forma automática y con ello podemos mejorar.

Es un detener la mente, evitar el autopiloto, no se reactivos, eliminando los juicios recriminatorios y condenatorios que muchas veces pasan por nuestra mente.

Mindfulness o Atención Plena
Estar aquì y ahora totalmente presente

La sociedad actual, sobrevalora la capacidad productiva de cada individuo, es en exceso optimista de tus capacidades. Te enseña a ver con malos ojos cuando estas mentalmente agotado. La multitarea es parte de la vida diaria. Trabajas, estás pendiente del celular, recuerdas lo que dejaste sin hacer en casa, piensas en que comprar para el cumpleaños de tu amiga.

Esta forma de vida hace que el cerebro se llene del estrés más básico. No somos diferentes a los animales salvajes que mientras comían tenían que estar atentos a los depradadores.

No nos damos cuenta que detenerse y tener un tiempo para cada uno de nosotros es el ambiente ideal para que fluya la creatividad. Muchos logros culturales de la humanidad se deben a ese estado. Más aún si eres extrovertido y consideras que puedes manejar muchas más situaciones sociales, y que el tener un tiempo a solas es tiempo perdido. Aquí te dejo un post de por qué las introvertidas son geniales.

Nos invita a ser menos reactivos,  a mirar las cosas desde otra perspectiva. Ya lo decía Nietzsche en el Crepúsculo de los ídolos: «Aprender a ver: habituar el ojo a la calma, a la paciencia, a dejar que las cosas se nos acerquen; aprender a aplazar el juicio, a rodear y a abarcar el caso particular desde todos los lados»

HISTORIA

Si bien el Mindfulness  o atención plena aparece con ese nombre en la década de los 70’s con el Dr. Jon Kabbat Zinn, sicólogo interesado en la práctica del budismo zen. Sus orígenes se remontan 2500 años antes de Cristo, de la mano de Siddharta Gautama Buda. El ya enseñaba sobre la meditación vipassana que significa «ver las cosas tal y como son la realidad».

Gracias al enfoque neutro que ha tenido la práctica del Mindfulness, ha sido integrada como una terapia reconocida en la Medicina y Sicología. Se le aplica y estudia científicamente. Es reconocida y aprobada como tratamiento para la reducción de síntomas tanto físicos como sicológicos del estrés, control de la ansiedad, y aumentar la autoconciencia. Tambien sirve para fomentar el bienestar en general.

BASE CIENTÍFICA

El Mindfulness ingresó a Occidente, como una técnica o práctica que demostraba resultados, y pudo ser validada científicamente. En cambio si su origen hubiera sido presentado como base de una creencia oriental, jamás hubiera sido considerada para un estudio profundo.

Por ello se han realizado estudios, y prácticas de esta técnica, enfocados a mejorar específicamente la calidad de vida sin estar vinculado a ninguna religión o filosofía. Es un tipo de meditación, que cuenta con el respaldo de la ciencia. Puede ser moldeada por las investigaciones y descubrimientos científicos, y orientada a objetivos concretos y no espirituales.

Al ser estudiada con el método científico, se puede comparar casos y cruzar datos. Por ser un método estandarizado, tiene amplia aceptación como tratamiento coadyuvante en los casos de estrés, ansiedad, y en la terapia del dolor.

Así mismo se ha comprobado que aporta mejoras en la memoria, capacidad de concentración y autoconciencia. Fortalece el sistema inmune, y mejora la percepción de la soledad en personas de la tercera edad.

Como terapia, el Mindfulness o atención plena, busca relacionarte de forma directa con el momento presente. Desde ese enfoque: trabajas en el estrés, dolor, enfermedad, pérdida y otros desafíos con la ayuda y guía de un profesional. En estas terapias lo que se busca es separar a la persona de sus pensamientos para poder reconocerlos. Se encuentran patrones mentales y se ponen en duda, otorgándoles un peso aquí y ahora. También se descubren ideas obsesivas que están bloqueando tu desarrollo personal.

En las bibliotecas de material científico, ya se encuentran estudios que exploran el potencial de esta técnica. Los temas más novedosos son: el autocontrol en niños y niñas, el desarrollo de resiliencia, como afrontar enfermedades terminales, y otros. Su uso más extendido es en el tratamiento de enfermedades como: estrés, ansiedad y depresión.

BENEFICIOS:

Cambios positivos en el Cerebro

Se considera que el mindfulness o atención plena, contribuye a la neuroplasticidad del cerebro. Aumenta el tamaño de los telómeros, lo que disminuye el envejecimiento y el desarrollo de ciertas patologías asociadas a la vejez. Así mismo modifica la estructura neuronal del cerebro. Pues las neuronas forman nuevas conexiones al enfocar su atención de una forma totalmente nueva.

Tratamiento para el déficit de atención

Al ser una práctica que se concentra en dirigir todo el enfoque del cerebro en el aquí y en el ahora, es muy eficaz a la hora de aumentar nuestra capacidad de concentración.

Desarrolla la inteligencia emocional.

Esta práctica nos ayuda a conocernos a nosotros mismos, estar más receptivos, y nos da más control emocional, y un entendimiento desde otro enfoque de lo que le pasa al otro.

Mejora las relaciones interpersonales

Así mismo mejora nuestra habilidad de manejar el estrés propio de la interrelación humana. Facilita la habilidad de comunicar y entender las emociones tanto propias como de otros. Así mismo al acostumbrarnos a observar el presente, sin juicios, nos hacemos más compasivos con nosotros mismos y con los demás.

Favorece la creatividad.

Pues como lo dijo Nietzsche Una mente calmada genera ideas nuevas.

Disminuye el insomnio

Al ser probada en bajar los niveles de estrés, provoca un disminución en el nivel cortical por la noche, lo que ayuda a dormir mejor.

PRACTICAS:

Para practicar mindfulness o atención plena, solo necesitas estar en una posición cómoda donde la espalda esté recta y tu cabeza levantada.

La práctica más básica es prestar atención a tu respiración. Escúchala, siéntela como llena de aire tus pulmones, como la sensación atraviesa desde el pecho todo tu cuerpo. Establece toda tu atención en la respiración.

Si la mente empieza a crear imágenes o diálogos internos, déjala que termine y vuelve a enfocarte en tu respiración.

Hacer esto por un minuto es más que suficiente al inicio.

Si tienes más tiempo, enfócate en las sensaciones de tu cuerpo. Como se sienten tus pies, están cómodos o apretados. Imaginar que eliminas la tensión en ellos también te enfoca y te mantiene en el presente.

Un estado más avanzado, es acompañar a la respiración, repitiendo una palabra o frase sea mentalmente o en voz alta. Una alternativva es la tan conocida «ohm», u otra que te ayude a concentrarte en el aquí y ahora.

Conforme te vas a acostumbrando a esta práctica, puedes incluir imágenes en la sesión. Imagina una escalera: ¿Qué dirección tiene? Contar el número de peldaños. ¿Qué color es la escalera? Sientes frío o calor. El ambiente es de día o de noche. Y así ir incluyendo más y más detalles que hacen a la imagen más viva en tu mente. Puedes cambiar de escenarios, de objetos en los cual fijar la atención y recrearlos en tu mente.

¿Cómo lo incluyo en mí rutina?

Te traigo 5 ejercicios facilísimos para que te diviertas y veas el mismo mundo aburrido con otros ojos. Llénate de curiosidad gracias al mindfulness o atención plena:

Un minuto al día

Básicamente ponte en una posición cómoda. Espalda recta cabeza erguida. Programa la alarma por un minuto, y cierra los ojos. Siente como estás respirando: es agitada o es tranquila. Cómo se siente tu pecho. Tus ojos están apretados o no. Sigue tus acciones y reacciones y el flujo de tu respiración hasta que suene la alarma. Luego abre tus ojos lentamente. Listo te has premiado con un minuto para ti solita.

Mindfulness  en el desayuno 

Usualmente las mañanas vamos tan de corre corre que si no nos atragantamos con el desayuno es por miedo a tener que ir al hospital y atrasarnos aún más. Detente. Dedícate un día a disfrutar plenamente del desayuno. Esto es apagar el teléfono, la radio o la televisión. Buscar un momento a solas y te vas a centrar en disfrutar cada bocado.

Cómo se siente en tus manos. Cómo se sienten en la boca al pasar el paladar los sabores y olores que tienen. De esa manera el desayuno será muy nutritivo, te sentirás llena más pronto y habrás empezado el día con tu cerebro totalmente despierto. Nunca había vivido una experiencia semejante.

Atención a los sonidos

Mientras vas en el tráfico, deseando maldecir a todos, toma un respiro. Concéntrate en los ruidos a tu alrededor. La música que escuchas. Has notado los diferentes instrumentos que la componen. Como se interrelaciona el cantante, la guitarra, el baterista, y la pista del fondo si la hay. Como se escucha el viento que pasa por el aire acondicionado o por la ventana abierta. No juzgues los ruidos, solo siéntelos, escúchalos y vívelos como una parte de ese bello instante de tu vida.

Hacer una revisión mental de tu cuerpo.

Estás de pie esperando que pase el tiempo para poder entrar a comprar en el supermercado. En el distanciamiento, uno solo puede pensar en todo el tiempo que pierde y en la posibilidad de un contagio. Para la próxima vez te sugiero otro enfoque. Empieza a sentir como están tus pies, tus pantorillas, como se siente tus piernas. Sin juzgar.

Si un pensamiento te ataca mientras haces el ejercicio, recuerda enfocarte en la respiración. Es la forma más efectiva de detener un pensamiento. Continúa por tu cuerpo sintiendo cada uno de los mensajes que te envían. Como se sienten tus manos tus dedos, tus hombros, tu boca. Estás con el entrecejo fruncido o no. Como se siente tu cuero cabelludo, y verás que así habrá pasado rapidísimo el tiempo de espera.

Pintar mandalas

Mindfulness o Atención Plena
Pintar mandalas, ¡me encanta!

Mi favorita, esto es algo, que hará que la parte consciente se coordine con el subconsciente. En una tarea tan simple se conjugan procesos tan complejos de nuestro cerebro. Primero vas a elegir la combinación de colores y la intensidad. Luego te vas a enfocar en no salirte de la rayita y que tus movimientos al pintar produzcan un resultado uniforme. Repites el proceso. Siempre el resultado  final te sorprenderá. Anímate es el mejor ejercicio que conozco.

EN CONCLUSIÓN:

Recuerda que a nuestro cerebro no le gusta gastar energía en nada que no sea supervivencia. Te obliga a vivir por inercia, nunca cambias. La rutina manda y es la forma más cómoda de vivir. Y así la vida continua. Hay muchas realidades que pasan desapercibidas para nosotros: problemas familiares, económicos, emocionales. Hasta que llega un punto en el que la burbuja explota, y nos vemos obligados a despertar en nueva realidad. Es lo que le acaba de pasar al mundo entero, es como una película de ciencia ficción.

En ese momento, este tipo de técnicas y prácticas cobran vital importancia. Pues el no enfocarnos en el presente, en verlo tal y como es, es lo que nos impide resolver los problemas ahora que están pequeños. Por el cotrario buscamos soluciones cuando las heridas son muy profundas y ya no hay vuelta atrás.

Esta práctica reduce el estrés, la depresión, mejora el sistema inmunitario, incrementa tu seguridad,  genera enormes beneficios sicológicos, emocionales, espirituales e incluso físicos. Aumenta la satisfacción personal. Nos enseña que estar totalmente comprometida y apreciar el proceso y el viaje es lo que hace que el logro de las metas sea tan satisfactorio.

Con el mindfulness logras ver tu camino como un juego de dominó. Cada nueva victoria te da más energía para superar el siguiente obstáculo. Te impulsa a lograr la meta anhelada. Aprecias y valoras tu rol en lograr tus metas: tus sueños y tus esperanzas se vuelvan realidad. Cada nuevo reto merece ser celebrado. El camino se convierte en un poderoso aliciente de la mejora continua y eleva tu autoestima a las nubes.

Finalmente, has aprendido que el mindfulness o atención plena, tiene una inmensa variedad de formas de aplicarse y de incluirla en tus actividades diarias. No te olvides de practicarla y sentir sus beneficios.

Déjame tus opiniones en los comentarios, siempre es valioso saber que estás aquí en el presente y el ahora. Te envío un abrazo con mascarilla, y suscríbete para que recibas muchos más consejos e ideas.

Forma parte de la comunidad de La Mochila Ligera

¡Compártelo en tus redes!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Categorías: Estilo de vida

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *