LA GUÍA COMPLETA DE VIAJE A LA LAGUNA DEL QUILOTOA

Publicado por La mochila en

¡Compártelo en tus redes!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter

El mar entre montañas, este es uno de esos lugares que te deja sin  palabras en cuánto la miras. Aquí te traigo una guía completa de viaje a la laguna del Quilotoa, para que planifiques tu viaje a este mágico lugar del Ecuador.

¿Cómo llegar?

La Laguna del Quilotoa está ubicada en Ecuador, en la provincia de Cotopaxi a 15 minutos del pueblo de Zumbahua. Para llegar sea de Quito, Guayaquil o Cuenca, que son las ciudades principales del Ecuador, es necesario transportarse vía terrestre.

La forma más económica de hacerlo es ir en bus interprovincial, desde cualquiera de estas ciudades hasta Latacunga. Todas estas ciudades cuentan con un terminal terrestre donde es fácil escoger una ruta de bus.

Desde Quito el recorrido te tomará 1 hora. Desde Guayaquil el recorrido será de 6 horas de duración, y desde Cuenca el recorrido será de 8 horas. Todos con destino a Latacunga. Mi recomendación es que si vienes de Guayaquil o Cuenca, aproveches la noche para viajar. Así tendrás todo el día para disfrutar de este paradisiáco lugar. Puedes leer mi artículo sobre cómo dormir en viajes por carretera.

Una vez en Latacunga, se toma un bus intercantonal con destino a Zumbahua, recorrido que toma 1 hora más.

Una vez en Zumbahua, mientras disfrutas del paisaje del pueblo entre montañas, también encontrarás llamas, borregos, y burritos que pululan por el mercado central. Desde ahí puedes tomar una camioneta rumbo al Quilotoa, que te dejará en el mirador del lugar.

¿Dónde alojarse?

Básicamente el recorrido en la laguna te tomará una mañana. Muchos optan por avanzar a otros destinos en los que pasar la noche para continuar su recorrido por el Ecuador. Ahora si prefieres quedarte para recuperar energías, puedes tomar las más maravillosas fotos cuanto amanece sobre el Quilotoa.

Para ello, en el lugar donde te deja la camioneta, encontrarás casitas-hoteles, donde puedes averiguar precios para tu hospedaje. Aprovecha a tu llegada para desayunar allí, conocerlos, preguntar por el alojamiento, incluso te dejan ver las habitaciones y tomar la mejor decisión.

¿Qué hacer en la laguna del Quilotoa?

Lo primero al llegar es observar desde el mirador la vista tan mágica. No importa cuántas miles de fotos de la laguna hayas visto, ninguna iguala al ojo humano. Su color dependerá de la luz, de la hora del día, pues pasa de un turquesa esmeralda, a un tono celeste. ¡Es mágica!

Guia completa de viaje a la laguna del Quilotoa
En esta foto salió fea 🙂

Actualmente se ha construido a la altura del mirador, una saliente con piso de cristal, para incrementar aún más la sensación de unidad con la laguna. También hay un columpio donde experimentar el viento en la cara y tomar legendarias fotos.

Luego de tomar las fotos de rigor desde la parte alta de la laguna, puedes empezar el descenso. Actualmente el camino cuenta con camineras muy practicas que hacen que el descenso sea fácil para cualquier persona. También existe la opción de alquilar un caballo o burrito para descender.

El Descenso

Siguiendo esta guía completa de viaje a la laguna del Quilotoa, mi recomendación es que bajes caminando. No es difícil y te tomará 30 a 40 minutos. En el camino podrás apreciar: la visión de la montaña, el cambio del color de sus aguas.

Si tienes suerte y está despejado, verás a lo lejos los volcanes que la rodean. Ponle buena vibra para que no sea un día nublado. O como dicen los lugareños, pide permiso a la montaña para que no te coma la nube.

Aprecia cada momento: ver a los animalitos bajar y subir con tal destreza, llevando en sus lomos a los turistas maravillados. Así como a familias enteras que viven de esa actividad, con sus cachetes quemados por el frío. Porque sí, en el Quilotoa hace frío, mucho frío, incluso con un sol radiante sientes el viento helado en tus mejillas. Te rodea una sensación de total pureza y contacto con la naturaleza.

Guia completa de viaje a la laguna del Quilotoa
De verdad hace frío

Mientras bajas puedes notar que la tierra que la rodea es arenosa, lo que te hace recordar a la playa. Ver en el fondo ese color tan vivo de la laguna del Quilotoa, te hace aún más percibirlo como un mar entre montañas.

En la orilla del Quilotoa

Una vez que has llegado a sus orillas, encontrarás piedras gigantescas con las formas que tu mente les quiera dar. También, si te fijas en el filo de la laguna, verás que su nivel ha bajado.

Conversando con los lugareños me contaban que la laguna del Quilotoa por lo menos ha perdido un metro de profundidad. Intuyo que como continúe el calentamiento global, esta maravilla terminará por desaparecer.

Ahí encuentras una familia dedicada al préstamo de unos botes kayac si quieres recorrer la laguna. Si eres miedosa como yo y vas sola, también le puedes pedir a uno de ellos que te acompañe en esa pequeña aventura. ¡No te la pierdas! No sabes si puedas volver, y lo que puedes descubrir al atreverte a ir.

Cuando fui no tenía señal del celular desde que llegue al mirador, sin embargo cuando estaba en el centro de la laguna, la señal era nítida. Cosas curiosas.

Otro consejo en esta guía completa de viaje a la laguna del Quilotoa, es que puedes recorrer la orilla de la laguna hasta donde las normas de seguridad y el sentido común te lo permitan. Hay quienes rodean al Quilotoa en la base. También te puedes quedar más días para rodearla desde la parte superior.

Tienes la opción de acampar ahí. Eso sí, ten mucho cuidado en la forma de preparar fogatas, pues no queremos que destruyas este lugar ni te hagas daño en el intento. Te dejo mis consejos para organizar un viaje de camping.

Aprovecha el momento para maravillarte y sentir la magia de la naturaleza. Estas grandes creaciones y mágicos lugares que la mano del hombre no podrá recrear. Camina, hazte curiosa, puedes encontrar recónditos lugares y ángulos para fotografiar y llevarte un recuerdo único.

El retorno… ¡la subida!

Una vez que decidas que es hora de volver a la realidad tienes 2 opciones dependiendo de tu estado físico. La primera, emprender el camino de vuelta, a pie, que al ser en subida y bastante empinada te tomará alrededor de 2 horas. A lo mejor 2 horas y media, si sigues tomando fotos porque el color de la laguna ya es diferente al de la mañana.

Guia completa de viaje a la laguna del Quilotoa
y empieza la despedida

La segunda es alquilar un caballito para la vuelta. El costo es más o menos 10 dólares, pero siempre se puede negociar. En el llegarás en una media hora más o menos. Si nunca te has subido en un caballo mientras subes una montaña empinada, es otra experiencia que te recomiendo mucho.

Una vez arriba no queda más que despedirse de este mágico lugar. Admirar su belleza, y su fragilidad. Entender que la Laguna del Quilota es una maravilla natural, que permite la supervivencia de las familias que viven a su alrededor.

Para el camino de regreso prepárate para ir en el balde una camioneta o cualquier medio de transporte que consigas. Oh si te pasa como a mí, que un señor muy amable me dijo que era el último que regresaba al pueblo o si iba a quedarme a dormir ahí. Fui acompañada de mucha carga en su camioneta.

Ya en Zumbahua la mayoría de veces toca tomar el bus que va a la Maná para ir a Latacunga. Por tanto, tienes una via asfaltada muy empinada que subir a pie, para llegar a la carretera. ¡Que la fuerza te acompañe!.

Tips de viajero

Esta no sería una guía completa de viaje a la laguna del Quilotoa, sin sus correspondientes consejos. El principal, es que al llegar, independientemente de si consumiste algo o no, puedes pedir a las personas de los hostales que te cuiden el equipaje. Pues es una experiencia agotadora llevarte todo el peso a cuestas.

  • Lleva contigo protector solar, pues por la altura aunque esté nublado el sol te puede provocar quemaduras.
  • Gafas de sol para protegerte del polvo también.
  • Gotas para los ojos, pues el viento suele ser muy fuerte.
  • Una cámara de fotos es algo imprescindible.
  • Si viajas sola, el selfie stick no puede faltar.
  • Una botella de agua.
  • Algún snack para recuperar energías,, mi recomendación una barra de chocolate negro al 70% y todo irá de maravilla.
  • Un termo con té caliente si la altura no es lo tuyo.
  • Vistete en capas, pues con el esfuerzo y la emoción de ver la laguna vas a empezar a tener calor. Y cuando vuelves al mirador el viento se siente más fuerte.

Datos curiosos

Al llegar al pie de la laguna, escrito en piedra está la leyenda que tiene como escenario el volcán. (Me la cuentas en los comentarios para saber que si fuiste)

Cuando llegas y si está despejado, puedes visualizar los illinizas, el Cotopaxi y el reflejo perfecto de las nubes sobre las aguas del Quilotoa.

Al empezar el día o si sales ya luego de las 4 de la tarde del Quilotoa, siempre se ve junto al camino a las manadas de borreguitos que llevan o traen de pastar. Es una vista única para quién no vive en el campo.

Si eres en verdad candidato al Iron Man o Iron Woman, puedes ir en bicicleta de Zumbahua al Quilotoa. Es un recorrido de 12 km con una duración de 1,5 horas, ya sabes la maravilla de las vías empinadas.

En el camino puedes parar  también para observar el cañón del rio Toachi, su vista es majestuosa, perfecto también para tomarte una foto épica.

¿Te maravillo? Ese es fue mi objetivo con esta guía completa de viaje a la laguna del Quilotoa. Apenas puedas, viaja y descubre este destino maravilloso del Ecuador. Si quieres saber de más destinos, suscríbete te traeré más guías de otros paraísos para fascinarse. Te envío un abrazo con mascarilla

Forma parte de la comunidad de La Mochila Ligera

¡Compártelo en tus redes!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Categorías: Viajes

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *