AFIRMACIONES: MITO O REALIDAD.

Publicado por La mochila en

¡Compártelo en tus redes!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter

Afirmaciones: Mito o Realidad. En este post te voy a enseñar mis descubrimientos sobre el poder de las afirmaciones. Y te traigo consejos prácticos para lograr resultados reales en tu vida.

¿QUÉ SON?

Para definir si las afirmaciones son mito o realidad, debemos saber que son. Consisten en frases o «decretos» muy específicos planteados de forma positiva como si fueran un hecho. Por ejemplo: «Yo Ana tengo un millón de dólares en mi cuenta de ahorros». Plantearlas así logra «engañar» a tu subconsciente de que la afirmación es cierta.

UN EJEMPLO:

Ahora desglosemos el ejemplo de afirmación para entender mejor los requisitos que debe cumplir:

«Yo Ana», se refiere a que debe hacerse en primera persona y con tu nombre, para tener la atención máxima del subconsciente.

«Tengo» el verbo debe ser expresado como algo completamente cierto, no sirve utilizar «quisiera», «ojalá», pues trae una connotación negativa. Ni tan siquiera plantearlo como «voy», porque esto también hace que el cerebro se fije en la carencia, y sepa que aún no es cierto. Es imperativo infundir al cerebro de positivismo absoluto.

«un millón de dólares en mi cuenta de ahorros» es ser lo más específico posible en lo que desea. Para descubrir lo que en realidad se desea, se debe hacer primero el ejercicio de comparación entre sus mayores carencias en este momento y la posible solución. Las soluciones unirlas con sus mayores deseos. Con este análisis e información sacar afirmaciones o decretos que hagan a su subconsciente pensar que ya lo tiene.

Puede revisar y reformular sus afirmaciones de modo regular. Pues cuando el método comience a dar resultados sus afirmaciones pasadas ya estarán cumplidas y tendrá que plantearse nuevas afirmaciones.

APLICACIÓN

Para lograr que las afirmaciones, tengan todo el poder y atención del subconsciente deben ser dichas inmediatamente después de despertarse. Lea en voz alta sus afirmaciones, con claridad, sintiendo su poder. Escúchese a sí misma decirlas y sentirlas con todo el convencimiento, mirarse a los ojos en un espejo es aún más efectivo. Esto pues al despertar, su mente aún está en un estado totalmente receptivo lista para reprogramarse.

Proceda a visualizar, es decir construya una imagen completa y detallada en su mente de su afirmación vuelta realidad. Tomando el ejemplo, visualícese revisando los estados de cuenta bancarios con total dicha y con los 6 ceros agolpados entre sí de tantos que son.

Luego durante el día escriba, a mano para ser más efectiva, sus afirmaciones para reforzar aún más su poder en el subconsciente. Involucre esta práctica en su rutina diaria, si lo hace 5 veces al día estará más cerca de lograr su objetivo.

Finalmente antes de irse a dormir, repita el proceso de la mañana. De igual forma su cerebro está más receptivo y pasará toda la noche enfocado en ese optimismo de las afirmaciones planteadas.

EL HÁBITO DE AFIRMAR

Siguiendo en nuestra definición de si las afirmaciones son mito o realidad, debemos conocer como funciona la magia detrás del hábito de afirmar. Según he leído la constante repetición de estos 3 pasos durante todos los días es la clave. Tu cerebro pasa de un subtexto negativo e incluso sarcástico ante este hecho, a uno de aceptación, imaginación y finalmente a ejecución.

Generalmente estos resultados llegarán en 30 días siendo persistente. Cuando la meta se cumpla borra la afirmación o afirmaciones cumplidas de la lista, y enfócate en nuevas.

Para ser más efectivo no lo comente con nadie, pues comentarios negativos le harán desistir y perder el hábito tan necesario para lograr objetivos.

Afirmaciones: mito o realidad
Afirmar, creer, visualizar y repetir ¿Funcionará?

¿TIENEN UNA BASE CIENTÍFICA?

Si lees toda la información que existe sobre las afirmaciones, quedarás maravillada y empezarás a ponerla en práctica de inmediato. Sin embargo, en esta investigación de si las afirmaciones son un mito o realidad, empiezo a notar cierta incoherencia entre lo planteado y lo que dice la ciencia. Aquí las más relevantes:

Las afirmaciones en tiempo presente buscan convencer al cerebro de que esto es real, y la forma de hacerlas es una implantación directa en el subconsciente, al cerebro reptil. Esto tiene sentido porque el cerebro no tiene línea temporal. No distingue entre realidad y ficción, y tampoco tiene sentido del humor, es decir el sarcasmo es tomado de forma literal. Sin embargo, no consideramos que el cerebro odia gastar energía, si le decimos que algo ya ocurrió le estamos diciendo ya lo tengo.

El cerebro pierde motivación, el subconsciente se relaja y ya no le dedica energía, por tanto la afirmación se vuelve contraproducente. Acabas de decirle al cerebro que no se preocupe y ocupe su energía en otra cosa, perdiendo el enfoque.

Sin embargo, cuando el cerebro se enfoca ocurre todo lo contrario. La neuroplasticidad, estudia la capacidad del cerebro de cambiar al vivir experiencias nuevas. La actividad neuronal se dispara, y se crean nuevos conexiones entre las neuronas. Es vital que el cerebro sepa que algo falta entre la situación actual y el objetivo planteado. Solo así empezará a trabajar y llenar los vacios.

¿Y LAS VISUALIZACIONES FUNCIONAN?

La visualización es una herramienta muy poderosa, principalmente utilizada por los deportistas. Su uso se enfoca en el proceso: cómo se entrena, cómo se ejecuta una rutina de 10. Cómo se atraviesa el campo de fútbol para anotar.

En esta visualización el cerebro no distingue entre realidad o imaginación. Cuando el cuerpo lo ejecuta en la vida real, para el cerebro no es la primera vez y lo hace con maestría. En cambio si la visualización se enfoca en recibir la medalla, o celebrar con sus amigos, el cerebro solo ha recibido una dosis de dopamina. Está feliz, para él ya ocurrió, y lo olvida.

El POSITIVISMO ABSOLUTO.

Este es uno de los mayores puntos de controersia en esto de si las afirmaciones son un mito o realidad. Hay una teoría totalmente extendida de que hay que ser positivos, andar sonriendo por la vida pase lo que pase para obtener éxito. Lo cual no es cierto, y causa frustración.

Es más tu autoestima , pese a la campaña de millones y millones que hay para que aceptes que hay algo malo en ti y cambies, no define si te va bien o te va mal en la vida. Ni tus pensamientos llenos de ansiedad y depresión tampoco definen tu éxito, lo que define tus resultados son tus acciones

ENTONCES PUEDES SER NEGATIVAS

Déjame decir esto bien claro. Lo que te hace un ser humano valioso y fuerte, capaz de todo; no es que venzas la depresión, la ansiedad, problemas de autoestima y te declares libres de ellos. No, es que a pesar de ellos, te levantes todos los días.

Que a pesar de los fracasos, y a pesar del entorno adverso, toleres la frustración y con resiliencia completes tus acciones del día a día. Ganes esas pequeñas batallas. Eso te va a transformar en alguien invencible. Eso provoca que solo los que han sufrido lo más puedan con todo. Es el precio a pagar por alcanzar la excelencia. Las personas verdaderamente positivas son las que han vencido las dificultades.

Lo que si debes hacer es celebrar tus pequeñas batallas ganadas. Recordarlas, para que te llenen de energía para la siguiente dificultad que vas a afrontar. Enfocarte mentalmente en lo que sí está bajo tu control, y ser realista con tu campo de acción.

Afirmaciones: mito o realidad
Tus cicatrices son el origen del positivismo real

En resumen, tienen una base científica, pero contada a medias, lo que trae efectos contraproducentes en su efectividad y puede causar frustración.

Hasta aquí hemos descubierto que las afirmaciones tienen más de mito que de realidad. En resumen hemos visto que:

  • El cerebro debe enfocarse en algo que le falta, para cambiar, crecer, y generar soluciones nunca antes vistas.
  • La visualización debe ser sobre el proceso para alcanzar el objetivo propuesto. De esta forma el cerebro aprende el cómo y en la práctica lo hará con soltura.
  • El ser positivo debe nacer de la aceptación de tus problemas y dificultades. Pues si pequeñas batallas las has ganado las que vengan también las ganarás.

¿CUÁL SERÍA LA FORMA CORRECTA?

El cerebro debe tener claro que objetivos quieres alcanzar. Los objetivos deben ser: medibles, específicos y concretos; tener una fecha de cumplimiento y sobre ser todo alcanzables.

En el punto de ser «alcanzables», es en donde debes soñar. No poner límite a tus capacidades, pues si le apuntas a las estrellas y llegas al cielo, es genial.

Luego desglosar esos objetivos en pasos y acciones. En estos es en dónde el cerebro empezará a trabajar. Debes evaluar si esas acciones te llevan o no al objetivo planteado. Estoy cerca o estoy lejos. Logro las metas cumplidas, o tengo que cambiar de estrategia.

No hagas que tu cerebro, se enfoque en el objetivo que es algo del futuro. Con esto solo te provocas ansiedad y frustración. Enfócalo en el aquí y en el ahora, donde sí es productivo y es su estado natural de funcionamiento. Te dejo mi artículo sobre atención plena, para que seas más efectiva y feliz en tu día a día

Practica la visión sobre los pasos en los que desglosaste tus objetivos, para que el cerebro se enfoque en ellos, practique y se prepare. Con esta práctica conectas tu mente consciente con la inconsciente para que trabajen en armonía para lograr ese objetivo tan soñado.

¿CÓMO LOGRAR QUE LAS ACCIONES DEL DÍA A DÍA ME LLEVEN A ESE OBJETIVO SOÑADO?

Suena difícil no. ¡Cómo voy a hacerlo si no puedo pensar en el objetivo porque me provoca ansiedad!, ¿cómo sé si esa acción me lleva o no al objetivo? Lo resolverás con un truco muy poderoso.

Todos los seres humanos nos formamos con un sistema de valores. Ese que inconscientemente te dice lo bueno y lo malo. Esos valores deben ser contrastados con tus objetivos, así cada acción al estar enlaza a tus valores van a cumplir tu objetivo. Y te darán pasión y propósito para lograr ese objetivo soñado

CON UN EJEMPLO

Ana, quiere un millón de dólares en su cuenta de ahorros. Pero es muy creyente y ha leído que un rico no entrará al reino de los cielos. Eso le hace dudar que su objetivo no esté alineado con su valor. Sin embargo, existe un punto de encuentro entre los dos: el acto de dar y recibir.

Si ella fomenta sus valores cristianos podrá multiplicar por miles las personas a las que podrá ayudar. Si tiene un millón de dólares, puede dedicar 100.000 dólares para ayudar a 10 familias. Esto provoca que se dé cuenta que su meta soñada es en realidad pequeña. Ella va a querer ayudar no a 10 sino a 100, mil, millones de familias. Y su generación de riqueza va en plena concordancia con su objetivo.

Durante el proceso cada vez que sienta que se rinde, o que no sabe si llegará a su meta, sus valores la van a impulsar. Encontrará fácilmente la motivación, no se dejará vencer pues saben que su objetivo final concuerda con sus valores y le da propósito a su vida.

LOS VALORES SON LA CLAVE

Que tus objetivos estén en consonancia con tus valores, les van a dar un significado muy profundo. Te sentirás inspirada para conseguirlos. Con tu sistema de valores claros, puedes cambiar tus objetivos y mantener esos valores que te hacen ser quién eres. Llevar a la acción ese sueño será mucho más fácil, y lograrás el éxito en su máxima expresión.

 Tal como se espera de un excelente líder. Debes crear una visión, desglosarla en un plan, estar motivada e inspirada por esa visión, luchar y trabajar hasta que se vuelva una realidad. No es el universo, es tu habilidad para volverla realidad.

Y ¿PARA QUÉ SIRVEN LAS AFIRMACIONES?

Siguiendo con mi estudio de afirmaciones: mito o realidad. Puedo decir que la realidad de las afirmaciones es su poder motivador: «hoy es un gran día»; “disfruto de mi propia compañía”; “descubro qué aspectos de mí misma son agradables”; “aprendo a gustarme a mí misma”; “confío en que volveré a tener relaciones de calidad”; «acepto mi realidad tal y como es”.

Pero te preguntarás, aún no resuelvo el tema de los pensamientos y las imágenes negativas que me hacen desistir. Es porque no hay nada que resolver, esos pensamientos e imágenes negativas son parte de ser humanos. Lo que tienes que hacer es dirigir el enfoque en el plan de acción que armaste.

Cuando te ataquen esos pensamientos negativos lo que tienes que hacer es darles  espacio y basarte en la lógica. Aprender de ellos, y hacer uso de la resiliencia: si ya superé X problema esto también pasará. Acaso no fue terrible X suceso, y aquí estoy viva. Si quieres saber más te dejo mi artículo sobre control del pensamiento.

PLAN DE ACCIÓN:

Ahora escribe lo que más te hace falta en este momento, eso que te causa dolor de solo pensarlo.

Al frente de cada faltante, escribe una solución a ese dolor. Es lo que más necesitas en este momento.

Escribe que es lo que más deseas en la vida, no te preocupes de si lo crees posible o no. Cualquier cosa que no vaya en contra de las leyes de la naturaleza y la quieras escríbela. Hazlo de la forma más específica. Recuerda que sea medible, concreta, con una fecha determinada, si es viable o no depende de tu imaginación. Por ejemplo: » quiero tener mi propia empresa de pasteles que facture 5 millones mensuales para el 2025″. «Quiero salir de viaje a recorrer el mundo por todo el 2021 y aún así tener 500.000 en mí cuenta de ahorros para invertir»

Ahora compara las 2 listas lo que más deseas con las soluciones que encontraste. Define el punto de encuentro con tu sistema de valores.

Analízalas y descubre patrones. Con esto tendrás tu objetivo soñado. Ya conoces lo que más necesitas, arma un plan de acción para ir del punto actual al soñado.

No te preocupes, este plan irá cambiando, se adaptará. Lo importante  es que tienes claridad sobre cómo empiezas, y hacia dónde llegarás. De llenar los espacios en blanco, se encargará tu cerebro al estar enfocado en ese faltante.

Ahora con el plan desglosado en pasos a seguir, fíjate en el paso más cercano a tu situación actual. Digamos que dijiste: «Tener empleo en la empresa más prestigiosa de mí ciudad».

VISUALIZAR COMO LOS CAMPEONES

Ahora tienes que armar una «visión de entrenamiento», es decir, visualízate armando una hoja de vida impresionante, ¿qué tiene que tener?, ¿de qué color es?, ¿en qué material lo vas a imprimir?, ¿cómo lo vas a ir a dejar?, ¿cómo te vas a vestir?, ¿qué actitud mostrarás? ¿con quién hablarás?, ¿qué vas a decir?.

Te fijas, esa visión hizo que tu cerebro actúe como si estuviera ahí, hasta los nervios al hablar sentiste. Y ese es el objetivo del ejercicio. Tu cerebro lo vive, se prepara. Y la primera vez que pase en el mundo real, tu cerebro piensa que ya pasó. Ya está preparado y el estrés, la ansiedad y el pánico están en niveles bajos.

Y así vas visualizando cada paso, hasta que lo hallas completado. Si en algún paso te sientes incapaz, fórmate. Recuerda los obstáculos que has pasado, y ahí sí utiliza las afirmaciones como motivación, para que seas disciplinado y persistente para lograr tus metas.

En resumen las afirmaciones tienen más de mito que de realidad. Sin una acción persistente y consistente con tus objetivos bien planteados nada cae del cielo. A trabajar y armar tu plan de acción que el futuro brillante que te espera no se construye solo. ¿Qué esperas? Sígueme para más consejos concretos. Te envío un abrazo con mascarilla

Forma Parte de la Comunidad La Mochila Ligera

¡Compártelo en tus redes!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Categorías: Estilo de vida

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *